Proyectos

Brisa

Estudiante/es: Varios autores
Promoción: 2014
Estudio: Masters en Diseño de Producto

Autores: Kelly Durango, Alan Niski, Fran Neiro, Saulo Armas

Brisa es un sistema de extracción, filtrado y purificación de aire diseñado como la reinvención de las campanas extractoras de cocina actuales.

Las campanas de cocina han ido alternando su protagonismo en las cocinas con estéticas más o menos llamativas. Prácticamente, responden a las mismas necesidades y dan los mismos problemas e incomodidades que en sus inicios. Nos encontramos con un producto en un lugar establecido y sin actualizarse en contraposición a la evolución de las nuevas tendencias en la cocina. Con lo que tenemos un nicho mercado claro en donde diseñamos un producto focalizado en el futuro cercano del mundo de la cocina.

Brisa fue pensada para un usuario cada vez más común en grandes ciudades: jóvenes independientes o pequeñas familias que viven en pisos cada vez más reducidos debido al precio del suelo y al espacio que hay en el centro de esas ciudades.

La cocina ha dejado de ser un espacio independiente del resto de la casa, dando lugar a un nuevo concepto mucho más abierto. Se convierte en el centro de la casa, en un espacio social que comparte con la sala de estar. LIVING KITCHEN.

El tiempo es escaso en el estilo de vida de las grandes ciudades. Por eso, y basándonos en el nuevo papel de la cocina en las casas, hemos diseñado un producto cómodo, práctico y elegante, que aporta una innovación frente a las campanas extractoras de cocina tradicionales.

Brisa se ha diseñado pensando en la línea del pequeño electrodoméstico y para ser utilizada en cocinas con un tamaño más reducido. En el momento de cocinar, solo hay que enchufarla (PLUG&PLAY) y colocarla cerca del área de cocción. Brisa recoge los vapores y humos expulsados de nuestra comida para filtrarlo (filtros de carbono activado) para devolvernos aire limpio, libre residuos. Cuando no cocinamos, podemos limpiarla con facilidad y guardarla en un armario sin problemas.

Además, la grasa y las partículas más grandes pasan a través de un primer filtro de saturación. Este filtro es desechable después de varios usos, lo que nos facilita las labores de limpieza y mantenimiento del producto. El filtro de saturación desechable se convierte en un producto de consumo que se puede distribuir independientemente, generando un servicio por parte de la empresa que asegura un contacto continuo con el cliente, a la vez que soluciona los problemas de limpieza de las campanas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia.

Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra

política de cookies