Noticias

Carta de Javier Peña, Director General y Científico de Elisava

Fecha:

Hola a todos y todas,

No puedo dejar de comenzar esta carta, una vez más, deseando que estas palabras os lleguen a todos y a todas en perfecto estado de salud y, lo que es igual de importante, en perfecto estado emocional. No imaginábamos, el día que nos vimos obligados a cerrar las puertas del edificio de Elisava en la Rambla 30-32 deprisa y corriendo, que este cierre durase tanto tiempo y menos imaginábamos que el impacto de la pandemia y la crisis asociada a nivel humano fuese tan duro. Desgraciadamente hemos tenido una lamentable muestra en nuestra comunidad. Seguro que alguno de estos días se nos ha pasado por la cabeza pensar que esta situación sería el fin del mundo que conocemos y el principio de un mundo que queremos conocer un poco más. Un mundo que ha comenzado a emerger en unas condiciones muy específicas -aquello que comenzó siendo una excepción a bien seguro que acabará convirtiéndose en norma- y en el que toda la comunidad de Elisava está dando el máximo como expresión de responsabilidad y sobre todo de compromiso.

Muchos modelos y procesos están cambiando y el modelo pedagógico no es una excepción. Estamos todos viviendo este cambio y lo que es más importante estamos todos implicados en él, sintiéndonos parte relevante de dicho cambio. Este hecho es fundamental puesto que sentirse relevante en un proceso es un punto de partida necesario para hacer que el resultado sea integrador y consiga aglutinar el máximo de energía necesaria para transformar la realidad. Lo estamos haciendo y esto implica que lo podemos seguir haciendo.

Está siendo muy bonito percibir cómo en estos momentos se están generando relaciones de confianza a todos los niveles, cómo se desborda la alegría por pequeñas cosas antes imperceptibles, cómo dentro de la incertidumbre la decisión emerge y cómo dentro de la queja el agradecimiento empieza a abrirse paso. Considero que todo esto son señales que indican de alguna manera que estamos en el buen camino, que somos capaces de observar con perspectiva y que no siempre lo negativo pesa más que lo positivo. Y cuando esto pasa (hagamos que sea muy a menudo) es importante disfrutar con ello. Si sabemos que a igual volumen, es la densidad el parámetro que aporta valor para controlar lo que pesan las cosas, el impacto que tienen, sabemos que controlando la densidad de todas nuestras acciones seremos capaces de volar como el Titanio, de proteger de los rayos X como el Plomo y quién sabe qué más.

Poco a poco se acerca la tan ansiada vuelta y con ella emergerá una “nueva normalidad” y nuevos retos. Quizás uno de los más importantes será volver a sentir la materialidad que en muchos casos se ha perdido en estos días en los que casi todo ha sido virtual. Recuperar el proyecto y su materialidad nos ha de ocupar y debemos estar a la altura. Recuperar entre todos esta materialidad humana y física nos ha de permitir conectar otra vez con este nuevo mundo que entre todos, desde el corazón y la razón, estamos construyendo para hacer que mañana siga siendo un gran día. Y siga siendo un gran día que nos necesita a todxs nosotrxs.  

Un fuerte abrazo a todxs, cuidaros mucho y continuad latiendo que nos queda mucho por disfrutar.

A vuestra entera disposición.


Dr. Javier Peña
Director General y Científico de Elisava

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia.

Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra

política de cookies