Noticias de Alumni

Adriana Esperalba: de Elisava a vestir una película de Óscar

Fecha:
Foto de 'Parasite' cedida per Bobo Choses.

Adriana Esperalba, Elisava Alumni del Grado Superior en Diseño, se llevó una sorpresa cuando, en el cine, descubrió que algunas de las piezas de ropa infantil que había diseñado aparecían en ‘Parásitos’, el film surcoreano recientemente galardonado con el Óscar a la Mejor Película.

Este hecho demuestra el crecimiento imparable de Bobo Choses, la empresa de moda infantil que lidera Adriana. Según explica ella misma, la marca, que también dispone de líneas para adultos, nació con el objetivo de “crear mundos imaginarios para niños para que exploren su creatividad, jugando y disfrutando de la vida. De hecho, cada colección tiene su propia historia que después se convierte en un cuento ilustrado”.

Después de 12 años en marcha, Bobo Choses produce medio millar de piezas al año y está presente en más de 500 tiendas repartidas en 44 países. El 90% de los productos se exportan fuera de España, siendo Asia su mercado principal. “No sé decirte el porqué, pero la manera de entender la moda y de combinar la ropa allá es muy diferente de la de aquí. Des de los inicios hemos querido ser una marca unisex, alegre y colorista, y creo que todos estos valores encajan con el mundo asiático” asegura.

Antes de montar este negocio, Adriana pasó seis años en la agencia de publicidad Paradigma hasta que, junto con una compañera de trabajo, se decidió a emprender su propio estudio de diseño gráfico y comunicación: Otto&Olaf. “El estudio iba bien, pero siempre bromeábamos diciendo que nos gustaría hacer una colección de camisetas. No sabíamos casi nada de moda, pero era un mundo que nos atraía” recuerda.

Primera colección de Bobo Choses

No fue hasta después de tres años cuando, embarazada de su primer hijo, Adriana se dio cuenta de que no le gustaba la ropa que veía en las tiendas y optaron por dejar de bromear y empezar a diseñar la primera colección de Bobo Choses: “durante unos cuantos años mantuvimos las dos empresas activas; el estudio de diseño financiaba el nuevo proyecto de ropa infantil. Al principio solo éramos tres personas, pero a cada colección que hacíamos doblábamos ventas y, poco a poco, el equipo fue creciendo hasta el día de hoy, que somos treinta y cinco”.

Además, una de las prioridades que se marcaron desde buen inicio es que la empresa fuera responsable con el medio ambiente: el 93% de su producción es local (74% en Cataluña, 19% en Portugal) y el 100% del algodón que utilizan es orgánico. Ahora que incluso han llegado a los Óscar, como retos de futuro, Adriana aspira a que la empresa siga creciendo de manera sostenible, “seguir trabajando en la sostenibilidad de las colecciones, y llegar al niño, ya sea a través de la ropa, de las historias o de los talleres y actividades que organizamos en la tienda del Born que abrimos a finales de 2018”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia.

Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra

política de cookies