¿Cómo el diseño digital y la innovación pueden impactar en la sociedad?

¿Cómo impactan las tecnologías emergentes como la IA y el IoT en las prácticas de diseño digital? Qué nuevos roles desarrollaran los diseñadores en este panorama cambiante? ¿Qué responsabilidad tienen los diseñadores a la hora de abordar los desafíos éticos que plantea la tecnología (privacidad del usuario, seguridad de los datos y sesgo algorítmico)?

El profesorado del Máster en Diseño para la Experimentación Digital nos responde a estas y otras preguntas para conocer más en detalle el nuevo programa que empieza este mes de septiembre, que se enfoca en el diseño digital especulativo, explorando los límites del diseño digital, experiencias digitales y la innovación digital con un guiño a las necesidades futuras y la cultura de internet.

Tim Rodenbröker
¿Cómo impactan las tecnologías emergentes como la IA y el IoT en las prácticas de diseño y qué nuevos roles ves para los diseñadores en este panorama cambiante?

Los diseñadores tienen hoy una responsabilidad mucho mayor que en el pasado. Su trabajo a menudo tiene un impacto en el comportamiento de millones de personas (ver Manuel Lima, El nuevo diseñador). Las innovaciones están apareciendo a nuestro mundo a un ritmo sin precedentes, afectando los sistemas en los que estamos involucrados, de maneras complejas e impredecibles.

Creo que, como diseñadores, hoy debemos plantearnos preguntas más críticas que nunca. Necesitamos ampliar el concepto de diseño y aventurarnos en espacios que antes estaban reservados a ingenieros, programadores, arquitectos, filósofos. En mi forma de enseñar, me esfuerzo por lograr una comprensión holística del diseño para evaluar tecnologías como la IA y la IoT de forma histórica, sistémica y ética. Por supuesto, soy plenamente consciente de que todo esto suena audaz y nada pragmático. Pero mi objetivo no es dar respuestas definitivas. Quiero identificar y hacer las preguntas correctas con el estudiantado.

¿Qué responsabilidad tienen los diseñadores a la hora de abordar los desafíos éticos que plantea la tecnología, particularmente en áreas como la privacidad del usuario, la seguridad de los datos y el sesgo algorítmico?

Desde mi punto de vista, la «ética» es un concepto que actualmente recibe muy poca atención en el campo del diseño. En la antigua Grecia y Roma, las reflexiones sobre el «buen vivir» para el individuo y la comunidad eran parte fundamental del discurso público. Los filósofos estoicos, por ejemplo, veían una vida plena únicamente en términos de contribuir al funcionamiento de una comunidad. Creo que ahora deberíamos dedicar un renacimiento moderno a estas ideas. Cuestiones como la seguridad de los datos y el sesgo algorítmico son problemas tan apremiantes porque nos hemos visto obligados a adaptarnos rápidamente a complejidades abrumadoras desde el punto de vista económico y cultural. En lugar de limitarnos a combatir estos incendios, deberíamos tomarnos el tiempo para preguntarnos cómo, dónde y quién los provocó. Deberíamos esforzarnos por comprender qué estrategias podrían hacernos más resilientes en el futuro.

¿Qué papel juega la colaboración de diseño interdisciplinario para abordar los desafíos futuros?

Conectar las disciplinas y cerrar las brechas entre la tecnología y el diseño es probablemente el mayor desafío en el desarrollo de una personalidad del diseñador resiliente. Para ello, necesitamos una cultura que nos aleje del individualismo y nos acerque al colectivismo. Deberíamos olvidarnos de la idea del diseñador como un héroe y utilizar nuestras fortalezas como comunidades. Algunas herramientas modernas nos ayudan a hacer esto, mientras que otras no nos ayudan e incluso nos perjudican. Necesitamos utilizar la creatividad y el diseño para dar forma a las condiciones en las que se pueda realizar el trabajo creativo de forma colectiva.

¿Cómo puede el diseño fomentar una cultura de atención en lugar de distracción, especialmente en una era dominada por la sobrecarga de información?

Esa es una gran pregunta. Creo que se trata de preguntar qué ha quedado enterrado en la avalancha de promesas de innovación durante los últimos 30 años. ¿Cómo podrían las estructuras de comunicación e información social pueden ser más justas y sostenibles? ¿Cómo ha pasado que ahora subcontratames toda nuestra infraestructura digital a monopolios estadounidenses? ¿Qué precio pagamos por lo que obtenemos? Me gustaría arrojar luz sobre conceptos y culturas alternativas como Slow Media, Permacomputing, Frugal Innovation o Low Tech para cuestionar y repensar colectivamente estas estructuras con el alumnado.

Tim-Rodenbröker-03
Tim Rodenbröker
Zander Brimijoin
¿Cómo impactan las tecnologías emergentes como la IA y el IoT en las prácticas de diseño y qué nuevos roles ves para los diseñadores en este panorama cambiante?

Específicamente la IA, más que cualquier otra tecnología emergente, cambiará la forma en que diseñamos en el futuro. El proceso de diseño se convertirá en una colaboración entre la inteligencia artificial y el diseñador, desde la idea hasta los productos terminados, siendo los mejores diseñadores los más capacitados para obtener los mejores resultados de la IA. Los diseñadores estarán a la vanguardia a la hora de definir cómo incorporamos estas nuevas tecnologías en un proceso que puede ser bueno o malo para la industria.

¿Qué responsabilidad tienen los diseñadores a la hora de abordar los desafíos éticos que plantea la tecnología, particularmente en áreas como la privacidad del usuario, la seguridad de los datos y el sesgo algorítmico?

Los diseñadores a menudo no se dan cuenta del poder que tienen para influir en cómo se implementan estas tecnologías. En ocasiones, se nos puede pedir que diseñemos interfaces que capturen detalles personales, y con demasiada frecuencia no preguntamos qué sucede con los datos. A menudo se trata de un choque entre los intereses comerciales y el diseño que normalmente suelen perder los diseñadores, pero en el futuro, los usuarios en última instancia sólo utilizarán aquello en lo que confían. Seguramente habrá incentivos financieros para generar confianza a medida que el público se eduque cada vez más sobre la gestión de su privacidad. A menudo, las prácticas cuestionables con respecto a la privacidad provienen de la pura pereza a la hora de almacenar correos electrónicos o información personal como métricas de éxito cuando hay muchas otras formas de establecer métricas no invasivas. Los diseñadores seguramente pueden comenzar por ahí, diseñando mejores métricas y eliminando pasos que requieren más información personal.

¿Qué papel juega la colaboración de diseño interdisciplinario para abordar los desafíos futuros?

En la industria del diseño de experiencias es esencial colaborar entre disciplinas para comprender mejor el diseño de experiencias espaciales cada vez más sofisticadas. La única manera de resolver realmente nuevos problemas es fomentar nuevos tipos de colaboraciones que no hayan ocurrido antes: diseñadores generativos con diseñadores espaciales, diseñadores de inteligencia artificial con diseñadores de juguetes, diseñadores de interfaces de usuario con fabricantes de muebles. Mi forma favorita de trabajar son diferentes disciplinas que trabajan a partir del mismo grupo de inspiración y objetivos, pero dando vida a ciertos aspectos desde diferentes perspectivas. Diseñar cómo debe sonar una idea, su forma física, su recorrido emocional, la forma en la que se refleja en lo que hacen las personas y cómo interactúan, todos trabajando juntos y aprendiendo unos de otros.

¿Cómo puede el diseño fomentar una cultura de atención en lugar de distracción, especialmente en una era dominada por la sobrecarga de información?

Podemos mirar las reglas no escritas de la conversación y cómo el cerebro maneja la atención en busca de inspiración sobre las reglas de la atención. Considero que nuestra era tecnológica es como criar a un niño de 3 años que no sabe cómo llamar tu atención de la manera correcta. La sociedad ha desarrollado un increíble sistema de señales sobre cuándo y cómo llamar la atención de alguien y cuándo no. Un movimiento de cabeza sutil a través de la habitación si hay contacto visual, un toque suave en el hombro de alguien al salir si alguien ya está conversando, un grito sólo en caso de emergencia. ¿Por qué aceptamos que nuestro teléfono tenga derecho a sonar fuerte sin importar el contexto en el que se encuentre el dispositivo? El futuro de la atención consistirá en experiencias u objetos diseñados que sean realmente lo suficientemente inteligentes como para abordar la situación en la que se encuentra y el nivel apropiado de atención que se debe exigir en ese momento. Básicamente, ya es hora de que la tecnología aprenda algunos modales.

¿Cómo afecta la forma en la que interactuamos físicamente con los objetos y la posición de nuestros cuerpos con nuestra percepción y comprensión del espacio que nos rodea?

Las personas tienen memorias sensoriales increíblemente poderosas con los objetos que colorean su percepción a través de la lente de todo lo que han experimentado con ese objeto en sus vidas. La forma en que alguien mueve el brazo con una raqueta de tenis frente a una tostadora y lo que espera que suceda cuando lo hace se basa en una experiencia de toda una vida. Puede ser increíblemente poderoso aprovechar las habilidades que las personas tienen con ciertos objetos y jugar con su utilidad, lo familiar mezclado con el potencial expresivo de la tecnología y la animación. Además, la posición del cuerpo puede cambiar una experiencia de activa y abierta a cerebral y meditativa. Al diseñar una experiencia, lo que a menudo planteo es cómo romper la pose de galería de personas que simplemente permanecen quietas, moviéndolas físicamente como un primer paso para involucrarlas mentalmente.

Kirill Danchenko
¿Cómo impactan las tecnologías emergentes como la IA y el IoT en las prácticas de diseño y qué nuevos roles ves para los diseñadores en este panorama cambiante?

La IA representa un avance tecnológico inmensamente poderoso. No obstante, es fundamental recordar que es sólo una herramienta. De manera similar, la IoT no debe percibirse como un ámbito aislado sino más bien como un componente integral de nuestro entorno. Históricamente, tanto las herramientas como los entornos han evolucionado, lo que ha llevado al nacimiento de funciones de diseño especializadas. Sin embargo, el principio fundamental permanece sin cambios: un diseñador actúa como un facilitador, mejorando la interacción entre los individuos y su entorno. Es importante que los diseñadores primero se familiaricen con las complejidades de la IA y la IoT y luego guíen a otros a través de ellas, fomentando así un nivel de comodidad con estas innovaciones. Y a medida que estas tecnologías se vuelven más sofisticadas y generalizadas, no me sorprendería presenciar el aumento de roles especializados dentro de este dominio, como diseñadores de interacción de IA, arquitectos de IoT e incluso puestos dedicados a supervisar los aspectos éticos y de seguridad de la IA o IoT, diseñadores de privacidad y seguridad o defensores éticos de la IA.

¿Qué responsabilidad tienen los diseñadores a la hora de abordar los desafíos éticos que plantea la tecnología, particularmente en áreas como la privacidad del usuario, la seguridad de los datos y el sesgo algorítmico?

Los diseñadores, como contribuyentes clave al avance tecnológico, deben reconocer la importancia crítica de enfrentar los desafíos en lugar de pasarlos por alto. Esta comprensión constituye la base sobre la que se construye todo lo demás. Una base inestable puede arruinar toda la estructura y provocar consecuencias negativas generalizadas. Comprender la importancia de estos desafíos conduce naturalmente a medidas proactivas: defender la privacidad del usuario, trabajar diligentemente para proteger los datos y esforzarse por minimizar el sesgo algorítmico. Creo que luchar contra la indiferencia es la clave. Debe haber un compromiso personal de todos los involucrados, incluidos los diseñadores. Garantizaría que el progreso tecnológico sea responsable y beneficioso para la sociedad en general. 

¿Qué papel juega la colaboración de diseño interdisciplinario para abordar los desafíos futuros?

Creo que encontrar un experto en un nicho de mercado simplemente no es suficiente en estos días. Todo lo que nos rodea se está volviendo más complejo y, para conseguir realizar bien tu trabajo, debes tener una buena comprensión de la escena más amplia. Estoy totalmente a favor de mezclarlo con diferentes campos: cuanto más, mejor. Cuando te sumerges en un montón de disciplinas, no sólo estás creciendo profesionalmente en un sentido estricto; también estás dando un paso adelante, asumiendo responsabilidades y haciendo algo beneficioso en general. 

¿Cómo puede el diseño fomentar una cultura de atención en lugar de distracción, especialmente en una era dominada por la sobrecarga de información?

Todo se reduce a la seriedad con la que te tomas tu propio papel. ¿Las habilidades de diseño? Son como superpoderes y todo diseñador debe tener en cuenta cómo se aplican. Se trata de consultarte constantemente a ti mismo, preguntándote si el proyecto en el que estás invirtiendo horas es realmente algo positivo. Si eres un as en tu trabajo, pero tu trabajo termina promoviendo la distracción sobre la concentración, ¿tal vez es hora de hacer una pausa y repensarlo? A veces, elegir no ser parte de algo puede tener tanto impacto como lanzarse a ello. Tener en cuenta siempre: no hacer daño. 

Jacob Heftman
¿Cómo impactan las tecnologías emergentes como la IA y el IoT en las prácticas de diseño y qué nuevos roles ves para los diseñadores en este panorama cambiante?

Hasta ahora, gran parte de la conversación ha girado en torno a la IA que crea los tipos de resultados visuales de los que los diseñadores son actualmente responsables. En mi opinión, esa pregunta es un poco miope. Lo que me interesa es lo que sucede con nuestras prácticas cuando el diseño para este tipo de tecnologías puede no ser visual en absoluto.

Si interactuamos con software y dispositivos a través de la voz, gestos, información física o indicaciones escritas (y, a medida que el software y los dispositivos toman cada vez más decisiones de forma autónoma sin nosotros), este tipo de experiencias dependerán mucho menos de los gráficos, imágenes o interfaces.

También hay otras implicaciones más allá de eso: es difícil imaginar un día en el que no estemos mirando una pantalla para realizar la mayoría de nuestras tareas, pero es muy posible. Esto requerirá un gran cambio en la mayoría de los aspectos de nuestro trabajo, ya que los diseñadores están capacitados para ser pensadores visuales y hacer cosas que se experimentan principalmente visualmente.

¿Qué responsabilidad tienen los diseñadores a la hora de abordar los desafíos éticos que plantea la tecnología, particularmente en áreas como la privacidad del usuario, la seguridad de los datos y el sesgo algorítmico?

A nivel personal, como cualquier otra persona, y de la misma manera que tiene responsabilidad en cualquier desafío ético: informarse uno mismo y a los demás sobre estas prácticas, no utilizar productos que no cumplan con sus estándares éticos, etc.

Profesionalmente, como posibles creadores de tecnología, la respuesta común sería algo así como «trabajar sólo en proyectos que no causen daño». Por supuesto, idealmente esto es así. Pero pocas personas tienen el tipo de autonomía necesaria para que este consejo les resulte útil. La mayoría de las personas toman decisiones profesionales a través de una lente pragmática, operando en un mundo complejo impulsado por fuerzas mucho mayores que ellos. No creo que sea razonable imponer este nivel de responsabilidad a los individuos porque la verdadera responsabilidad recae en el gobierno y las corporaciones. Por eso, animo a los diseñadores a participar en valores democráticos y organizaciones que trabajen por el bien.

¿Qué papel juega la colaboración de diseño interdisciplinario para abordar los desafíos futuros?

En un mundo cada vez más complejo en el que cada vez más nuestras experiencias se moderan a través del software, y la mayoría de nuestros mayores desafíos requieren especialistas de la ciencia y otros campos, será imperativo que los diseñadores comprendan una gama más amplia de disciplinas y trabajen con quienes las practican. Al menos esto será cierto para los diseñadores que estén interesados en trabajar en los aspectos más difíciles de lo que el diseño puede hacer.

Al mismo tiempo, creo que “por mucho que las cosas cambien, siguen igual” y una cierta cantidad de lo que hoy consideramos diseño probablemente seguirá siendo relevante.

¿Cómo puede el diseño fomentar una cultura de atención en lugar de distracción, especialmente en una era dominada por la sobrecarga de información?

El diseño es fundamentalmente un negocio de atención. En cierto sentido, el diseño es una herramienta para llamar la atención y eso lo hace realmente útil para crear distracciones. Pero creo que el otro lado de esta ecuación es que el diseño también es una gran herramienta para retener la atención.

Imagínate una línea: de un lado tienes publicidad y del otro tienes arte. La parte del diseño que está interesada en llamar la atención vive en el lado de la publicidad, y nuestro mundo está empujando el diseño en esa dirección. Necesitamos construir hacia un mundo que viva más en el lado del arte si queremos conquistar la distracción.

¿Cómo afecta la forma en la que interactuamos físicamente con los objetos y la posición de nuestros cuerpos con nuestra percepción y comprensión del espacio que nos rodea?

Pensando en esto en el contexto de las preguntas anteriores, me interesa cómo la realidad y la inteligencia artificial cambiarán la forma en que diseñamos los espacios. Gran parte de nuestro mundo físico está diseñado en torno a nosotros manipulando algún tipo de control, frente a la pantalla de una computadora, sentados detrás de un volante…

Si un automóvil se conduce solo, ¿cómo cambiaría su diseño? Podríamos acostarnos, cambiando ese espacio de estar “alerta” a uno de relajación. El parabrisas podría sustituirse por un techo de cristal o unos auriculares para disfrutar de una experiencia completamente diferente.